​​​​​Un gran preocupación que tienen los padres de familia en este momento en México es cuándo sus hijos pueden regresar con seguridad a los centros educativos durante el COVID-19. La más recientes recomendaciones académicas dicen que los niños aprenden de forma más efectiva cuando están en la escuela. Sin embargo, para volver a la escuela de forma presencial se deben establecer ciertas medidas para evitar contagio entre estudiantes y maestros.

Para mantener la seguridad, existen algunas medidas que las escuelas deben tomar para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19. La siguientes son algunas de ellas:

Sana distancia: La meta debe ser permanecer por lo menos a 2 metros de distancia para ayudar a prevenir la propagación del virus que causa el COVID-19. SIn embargo, separar los pupitres por lo menos a 1 metro de distancia y evitar contacto cercano pueden tener casi los mismos resultados, especialmente si los estudiantes usan cubrebocas y no tienen síntomas de enfermedad.

Los maestros, que probablemente corren mayor riesgo de contagiarse del COVID-19 a diferencia de otros adultos o alumnos, deben mantenerse a una distancia de 2 metros entre sí y de los estudiantes lo más posible. Todo el personal docente también deben usar cubrebocas todo el tiempo y deben limitar sus reuniones personales con otros adultos.

En la medida posible, debe hacerse uso de espacios exteriores para la enseñanza y la hora del lunch. Los estudiantes también deben disponer de suficiente espacio para mantenerse a distancia durante el ejercicio y otras actividades grupales. Muy probablemente, algunas escuelas con espacio reducido deban generar dinámicas diferentes o inclusive considerar reducir el número de alumnos por grupo.

Cubrebocas e higiene constante: Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón es importante para todos. Además, todos los adultos deben usar cubrebocas sin excepción. A los niños de preescolar y de primaria les puede servir usar protectores faciales si no se tocan mucho la boca y la nariz. Los estudiantes de escuela secundaria y preparatoria deben usar cubrebocas de forma obligatoria, especialmente si no pueden mantenerse a una distancia sana. 

Cambios en la  logística de clases: Para ayudar a limitar el contacto fuera del salón de clases, las escuelas pueden establecer que los docentes cambien de salones de clases, en vez de que los alumnos concurran en los pasillos entre las clases. Optar que los estudiantes almuercen en los pupitres o en grupos pequeños al aire libre en lugar de comedores escolares. Procurar dejar las puertas de los salones de clases abiertas para ayudar a evitar el contacto constante en las perillas y superficies de las puertas.

Testing de temperatura: Tomarle  la temperatura a los estudiantes en la escuela no siempre es posible. Las escuelas deben establecer maneras para identificar a los estudiantes que tengan fiebre u otros síntomas de enfermedad. También pueden recordarles a los padres de familia que sus hijos se queden en casa si tienen fiebre de más de 37 C o algún síntoma de enfermedad.

Limpieza y desinfección: Las instituciones educativas deben estar preparadas para cumplir con las pautas recomendadas para limpiar y desinfectar de forma correcta los salones de clases y las áreas comunes. Esta medida es de gran importancia sobre todo para las áreas comunes o de alta rotación de uso entre los alumnos. En Arkanum contamos con una gran variedad de productos de desinfección que pueden ser adquiridos en línea y entregados en cualquier punto de la República Mexicana.

Sin duda, el COVID-19 ha venido a sacudir al mundo, ahora será cuestión de analizar las lecciones que se han aprendido durante este tiempo, y que deberá cambiar a partir de ahora. Es momento de replantearnos los esquemas de enseñanza y nuestros hábitos de salud. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *