El avance tecnológico en las empresas de la región es evidente desde múltiples ámbitos. Tanto en la industria como en la medicina o la agricultura, la incorporación de las últimas tecnologías al día a día resulta clave para ser uno de los polos empresariales emergentes. No es extraño que empresas afianzadas en nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, caso de Biyectiva, sean punteras en el panorama nacional. Entre estas nuevas técnicas, emerge cada día con más fuerza la impresión 3D, algo que sigue sonando algo exótico y que, sin mucho coste, permite optimizar de forma sencilla procesos que antes resultaban costosos y suponían un despilfarro de materias primas. Por tanto, además, resulta más sostenible.

“En mi caso, la impresión 3D es una oportunidad de cambiar una industria desactualizada, tanto para abaratar costes como de piezas de lujo”, señala Víctor Martínez, arquitecto salido de la UPCT y que ve en el 3D una oportunidad para crear sin límites. “Los sistemas de producción tradicionales quedan lejos de los requerimientos de nuestro tiempo, nuestros hábitos de consumo también. En un contexto de economía circular y una agenda clara para todos de desarrollo sostenible, es necesario apostar por un cambio de pensamiento y como paradigma de ello se encuentra la industria de la construcción. La impresión 3D puede ayudar a modificar un pensamiento que quiere cambiar la forma de actuar y aún no ha encontrado la herramienta para ello”, añade. “Muchas veces veo el avance tecnológico a mi alrededor, llego a la obra, y me encuentro en muchas ocasiones con trabajos más de artesanía, muy manuales”, afirma Pacheco.

“Con la impresión 3D se pueden hacer soluciones a medida, con las características necesarias. Esto lo cambia todo de golpe”, señala Pacheco. “La gran ventaja que ofrece la impresión 3D es la de prototipar (crear prototipos) de forma rápida y eficiente. Esto supone una agilización de los procesos muy ventajosa respecto a los sistemas de fabricación tradicionales. El ahorro de materiales es enorme”, añade este arquitecto cartagenero. Y añade: “Con el 3D, no necesitas hacer pruebas, no necesitas hacer grandes pedidos. Si necesitas cinco piezas. Esto da mucha versatilidad”.

No solo la construcción se aprovecha de esto. Campos como la medicina también han experimentado un salto cualitativo con el 3D. “Este tipo de tecnología permite realizar operaciones más precisas, intervenciones más seguras, la disminución de tiempos de intervención, optimizar la estrategia quirúrgica y mejorar la comprensión de la patología”, añade Darío García, de Cella Medical Solutions. “Además, al conocer mejor la operación, puede explicar de una forma más convincente la operación al paciente y así tranquilizarle”, cuenta García. “Está mucho más implantada de lo que pensamos.

La impresión 3D ya se encuentra totalmente integrada a la salud gracias a Cella Medical que ya revoluciona las cirugías y que se encuentra disponible en México a través del distribuidor Arkanum.

Fuente: Rafael Molina. Desde: https://murciaplaza.com/la-impresion-3d-una-tecnologia-que

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *