Cirujanos mexicanos utilizan tecnología 3D para obtener réplicas de órganos con tumores

23 noviembre, 2020

Diferentes profesionales y hospitales en México están utilizando desde finales del año pasado la construcción tridimensional y la impresión 3D para obtener réplicas de órganos de los pacientes oncológicos, de manera que sus equipos médicos puedan planificar e incluso simular la intervención quirúrgica, obteniendo una visión completa del tumor, su tamaño o su proximidad a órganos, arterias u otros vasos capilares.

Desde su incorporación, ya han realizado múltiples aplicaciones de esta tecnología de las cuales destacan las implementadas en el Hospital Federíco Gómez en pacientes pediátricos o el Instituto Nacional de Cancerología, a cargo de reconocidos médicos como el Dr. Javier Melchor Ruan, el Dr. Gustavo Varela Fascinetto y el Dr. Pablo Lezama Del Valle.

En casos de urgencia, el modelado tecnológico desarrollado Cella Medical Solutions, puede completar un modelo en aproximadamente 12 horas, según ha explicado su director, Darío García Calderón. En condiciones normales, el proceso total se extiende durante unos 10 días, teniendo en cuenta la realización de pruebas diagnósticas, el envío a la plataforma y el 3D. Una vez se tiene la representación tridimensional, el médico puede acceder a su modelo a través de su perfil mediante la plataforma proporcionada por Arkanum.

La visualización de un tumor en vivo, como en el quirófano, es una enorme ventaja en el diagnóstico y tratamiento del paciente oncológico. Los especialistas están siguiendo todos los casos en los que se han realizado estas representaciones 3D para comprobar si su uso mejora los resultados de las intervenciones en los pacientes. Las líneas de investigación han arrojado resultados significativamente favorables, lo cual puede ser una revolución en la cirugía del cáncer.

El servicio de Planeación quirúrgica y modelado 3D actualmente es ofrecido de forma exclusiva en México mediante Arkanum. El objetivo es disminuir el riesgo quirúrgico y ofrecer mayor precisión al cirujano, el cual puede analizar en su dispositivo o en un modelo físico impreso, facilitando el análisis preciso del tumor para una cirugía más efectiva.

Además del aporte que supone para el paciente y el médico, esta tecnología también ayuda a la docencia de nuevos cirujanos, que pueden aprender de manera visual a qué se enfrentan a la hora de realizar una cirugía oncológica.

Fuente: Cella Medical y Arkanum México.