La esterilización en frío o más conocida como desinfección es un proceso difícil de operar, debido a que requiere cuidados especiales de maniobra y almacenaje del instrumental. El recipiente plástico empleado donde se realiza la misma debe permanecer cerrado durante todo el ciclo; y una vez completado, los instrumentos deben ser retirados de la solución con una pinza estéril; lavados en abundante agua destilada esterilizada; para eliminar los residuos de la sustancia química esterilizante y secados con compresas o toallas esterilizadas; procediéndose a su almacenaje en recipientes previamente esterilizados.

Ahora con el surgimiento de nuevas bacterias y brotes infecciosos nos vemos en la necesidad de empezar a esterilizar los endoscopios y los duodenoscopios.

Es por eso que los productos de la línea Sterrad® contienen diversidad de ciclos, lo que lo hace muy interesante para centros con una gran rotación de instrumental que no puede esterilizarse mediante vapor. Hay una gran gama de modelos (desde 40 a 100 litros de cámara), cada uno con sus características, Sterrad® seguramente cuenta con un equipo que se ajuste a sus necesidades. Por ejemplo el 100NX con sus cuatro ciclos utiliza tiempos que varían de los 24 minutos del Express a los 60 del DUO. Este esterilizador con plasma de peróxido de hidrógeno opera en un ciclo automático controlado por un microprocesador, Sterrad® utiliza una concentración con ciclos DUO y Express que en los ciclos Flex llegan hasta 95% en el condensador mientras que en el Standard alcanza temperaturas dentro de la cámara de hasta 51.3°C.

Es importante mencionar que en este procedimiento no puede esterilizarse algodón, cartón, seda entre otros materiales que tengan capacidad de absorción. Los líquidos tampoco deben de esterilizarse ya que se vería afectada la eficacia del proceso. Igual debemos tener cuidado con las ampolletas o envases cerrados que contengan líquidos porque podrían estallar. Para poder llevar el proceso adecuado de esterilización, se necesita un empaquetamiento especial, evitando que sea de papel ya que disminuye la eficacia del plasma, por ello deben de ser de plástico con una hoja interna de polietileno, deben de ir bien sellados.

Entre las principales ventajas de este proceso se encuentran:

  1. No supone un riesgo para el personal por lo que no deben temer a usar el equipo.
  2. No produce toxicidad, no deja residuos por este motivo lo hace seguro para los pacientes.
  3. Los ciclos son cortos.
  4. Disminuye los posibles daños instrumentales.
  5. Fácil de utilizar, sin instalación especial y el proceso es muy rápido.

En Arkanum, buscamos proveer a clínicas y hospitales con la mejor tecnología para cirugías. Contamos con equipos Sterrad y consumibles ASP para entrega inmediata. Cotiza y compra aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *